miércoles, 28 de febrero de 2018

Oportunidades en Tiempos de Crisis

Por Adrián Domínguez Landero

Desde hace mucho tiempo, en México hemos vivido recurrentes crisis económicas, a pesar de esta situación, los empresarios no hemos visualizado cerrar nuestras empresas y buscar empleo, por lo general se toman acciones para combatir la crisis y los más osados hasta pretendemos crecer.
Se ha escuchado por muchos consultores especialistas en mercadotecnia, que las crisis son momentos oportunos para reinventarse y seguir siendo exitosos o morir en el intento.

Esto suena como una frase muy motivante, pero la realidad marca que muchas empresas despiden masivamente personal y muchas otras perecen. Es una realidad que las empresas que sobreviven son las que logran:
- Mantener clientes actuales, posiblemente con ventas menores, pero satisfechos.
- Mejorar precios de venta, con relación a la competencia y con beneficios para los clientes que se mantienen.
- Mejorar el servicio de distribución con fechas de entrega precisa y cantidades de productos precisos.
- Ofrecer nuevos productos y servicios para traer clientes nuevos.

Porque la gente necesita productos y servicios para continuar con las actividades diarias, a pesar de la crisis, por supuesto que se recortan gastos e inversiones, pero no se puede detener la vida, por lo tanto el esfuerzo para vender crece, pero tenemos que ser mejores para llegar a más gente y ofrecer beneficios adicionales a los clientes que tenemos y los nuevos que llegan; al finalizar la crisis, porque va a finalizar, las empresas que hayan sobrevivido, serán más fuertes porque lograron mejorar en todo y su mercado será más grande, es decir se volvieron más productivas y ahora serán líderes en su ramo.

¿ Es posible lograr que se logren las mejoras en servicio, en precio, en nuevos productos y servicios, en la distribución, todo esto en tiempo de crisis, cuando el dinero escasea?
Por supuesto que es posible, mis recomendaciones para lograrlo:

1. Tener información completa, actual y confiable, relativa a costos, existencias de inventarios, ventas por cliente, por tipo de cliente, por región y por vendedor, así como los márgenes que se manejan por producto, servicio y tipo de producto ó servicio.
2. Tener información completa, actual y confiable de cada uno de los procesos de operación que tiene la empresa, como puede ser de producción en cada etapa del proceso, de distribución y del costo de cada uno de ellos.

3. Tener información financiera completa, actual y confiable, esto es, información de cuentas por pagar, cuentas por pagar, organizada de tal forma que se pueda visualizar lo vencido y lo pendiente por vencer.

4. Si no se cuenta con la información mínima mencionada con anterioridad, éste tendrá que ser el primer paso, porque sin información no se puede planear.

5. Definir por cuál de las acciones de mejora enlistadas anteriormente será la primera en ejecutarse, porque todas al mismo tiempo requiere de un esfuerzo muy grande y se corre el riesgo de no lograr mejorar ninguna, esta decisión se tomará al analizar la información obtenida.

6. La información permitirá que se puede hacer una evaluación y poder identificar en dónde están las oportunidades de mejora, enlistar todas las que son visibles, sin menospreciar ninguna.

7. Definir máximo cuatro puntos de mejora, porque para cada uno se requiere definir de forma precisa los objetivos que se persiguen y cuáles serán las acciones que se van ejecutar, esto es planear para lograr los objetivos que se hayan planteado, considerar la forma de medir el avance de cada actividad, para poder comparar con los resultados anteriores, revisar las actividades y corregir en caso de ser necesario de forma consistente y periódica para asegurar el éxito.

8. Esto representa un cambio en la forma de actuar de la empresa, porque las actividades no involucran a una sola área, sino a toda la empresa.

Como conclusión podemos decir que, el enfrentar la crisis no es únicamente ahorrar, recortar gastos, reducir los montos a invertir, sino que se requiere actuar en mejorar desde dentro de la empresa para salir con ideas nuevas a un mercado más pequeño y mucho más exigente, no tomar acciones, quedarse inmóvil, dejar de invertir en cosas que van a redituar, es hacer que sea más duro el golpe de la crisis y que se extienda cuando ésta termine, porque va a terminar.

Lo que no se puede medir, no se puede mejorar, encontremos internamente la forma de medir cada actividad y actuemos para lograr mejorar internamente y afrontar una crisis que seguramente aparecerá de nuevo.

Felíz Implantación