miércoles, 9 de mayo de 2018

CFDI 3.3 y CRP Nueva Obligación


Por Adrián Domínguez Landero

Durante el transcurso  del período de enero a abril del 2018, hemos estado tratando de entender qué hacer con los Complementos de Recepción de Pagos (CRP’s) o recibo electrónico de pagos, es claro según muchas personas, que el inicio de la obligatoriedad es a partir del 1 de septiembre de 2018 y durante este tiempo es opcional la emisión de éste, esto según la publicación del pasado 16 de febrero de 2018 en la página del SAT de una versión anticipada de la Primera Resolución de Modificaciones a la Resolución Miscelánea Fiscal para 2018, en la cual, a través del artículo Tercero transitorio establecen que para los efectos de la regla 2.7.1.35., los contribuyentes podrán optar por expedir CFDI usando la versión 3.3. del Anexo 20 sin incorporar el complemento para recepción de pagos hasta el 31 de agosto de 2018. La regla mencionada se refiere a que cuando se emiten CFDI’s que no se paguen en una sola exhibición, se deberá emitir el CRP; en el Código Fiscal de la Federación en el art. 29-A fracc. VII inciso B, nos explica la obligación de expedir el CFDI por el total de la contraprestación y uno por cada uno de los pagos cuando no sean en una sola exhibición; pero viene otra duda, ¿qué es pago en una sola exhibición?; para dar respuesta a esta pregunta, nos remitimos al método de pago que viene definido en el Anexo 20 para la emisión de CFDI, en éste nos marca dos opciones:

·         PUE       Pago en Una Exhibición                      Cuando se emite el CFDI al momento de pago


·         PPD       Pago en Parcialidades ó Diferido      Cuando se emite el CFDI y el pago se recibe en parcialidades ó completo pero posteriormente a cuando se emita el documento (venta a   crédito)

Por lo tanto, podemos afirmar que aún cuando la entrada en vigor de la obligación para expedir el CRP inicia el 1 de septiembre de 2018, estamos obligados a emitir un CFDI de ingresos por cada pago recibido, considerando que ha quedado definido qué es “Pago en Una Exhibición”.

La conclusión es que debemos emitir CRP por los cobros recibidos a partir del 1 enero de 2018 cuando nace la definición de “Pago en Una Exhibición” y que unifica en una clasificación los pagos diferidos en el tiempo que en la práctica son ventas a crédito, así como los pagos en parcialidades que es claro que son también ventas a crédito, aún cuando aparentemente sea opcional.

Por el lado de la parte que hace los pagos, será importante tener los comprobantes fiscales digitales que amparen los pagos para evitar el riesgo de que sean deducibles para efectos del ISR o que tampoco sea el IVA Acreditable por estas erogaciones, que además recordemos que deberán ser hechos con transferencias electrónicas, tarjetas de débito ó crédito, cheques para abono en cuenta del beneficiario y si el pago es efectivo que el importe del comprobante no sea mayor de $2,000, según los requisitos que debemos observar en los artículos 29 y 29-A del Código Fiscal de la Federación.

A este momento no ha habido pronunciamiento al respecto de esto por parte de las autoridades del SAT, pero vale la pena tomar provisiones; también nos sirve para validar los sistemas de emisión, completar los datos de nuestros clientes, asegurar las vigencias de los sellos digitales y lo mas importante, organizar nuestros procesos internos para este cumplimiento.

Para llevar estos controles, no veo otra forma mas sencilla y segura, que contar con sistemas que permitan validar de forma masiva tanto la emisión a clientes como la recepción de pagos hechos a proveedores y que les muestre con precisión y seguridad que se cumplen los requisitos fiscales.

Feliz implantación.

miércoles, 28 de febrero de 2018

Oportunidades en Tiempos de Crisis

Por Adrián Domínguez Landero

Desde hace mucho tiempo, en México hemos vivido recurrentes crisis económicas, a pesar de esta situación, los empresarios no hemos visualizado cerrar nuestras empresas y buscar empleo, por lo general se toman acciones para combatir la crisis y los más osados hasta pretendemos crecer.
Se ha escuchado por muchos consultores especialistas en mercadotecnia, que las crisis son momentos oportunos para reinventarse y seguir siendo exitosos o morir en el intento.

Esto suena como una frase muy motivante, pero la realidad marca que muchas empresas despiden masivamente personal y muchas otras perecen. Es una realidad que las empresas que sobreviven son las que logran:
- Mantener clientes actuales, posiblemente con ventas menores, pero satisfechos.
- Mejorar precios de venta, con relación a la competencia y con beneficios para los clientes que se mantienen.
- Mejorar el servicio de distribución con fechas de entrega precisa y cantidades de productos precisos.
- Ofrecer nuevos productos y servicios para traer clientes nuevos.

Porque la gente necesita productos y servicios para continuar con las actividades diarias, a pesar de la crisis, por supuesto que se recortan gastos e inversiones, pero no se puede detener la vida, por lo tanto el esfuerzo para vender crece, pero tenemos que ser mejores para llegar a más gente y ofrecer beneficios adicionales a los clientes que tenemos y los nuevos que llegan; al finalizar la crisis, porque va a finalizar, las empresas que hayan sobrevivido, serán más fuertes porque lograron mejorar en todo y su mercado será más grande, es decir se volvieron más productivas y ahora serán líderes en su ramo.

¿ Es posible lograr que se logren las mejoras en servicio, en precio, en nuevos productos y servicios, en la distribución, todo esto en tiempo de crisis, cuando el dinero escasea?
Por supuesto que es posible, mis recomendaciones para lograrlo:

1. Tener información completa, actual y confiable, relativa a costos, existencias de inventarios, ventas por cliente, por tipo de cliente, por región y por vendedor, así como los márgenes que se manejan por producto, servicio y tipo de producto ó servicio.
2. Tener información completa, actual y confiable de cada uno de los procesos de operación que tiene la empresa, como puede ser de producción en cada etapa del proceso, de distribución y del costo de cada uno de ellos.

3. Tener información financiera completa, actual y confiable, esto es, información de cuentas por pagar, cuentas por pagar, organizada de tal forma que se pueda visualizar lo vencido y lo pendiente por vencer.

4. Si no se cuenta con la información mínima mencionada con anterioridad, éste tendrá que ser el primer paso, porque sin información no se puede planear.

5. Definir por cuál de las acciones de mejora enlistadas anteriormente será la primera en ejecutarse, porque todas al mismo tiempo requiere de un esfuerzo muy grande y se corre el riesgo de no lograr mejorar ninguna, esta decisión se tomará al analizar la información obtenida.

6. La información permitirá que se puede hacer una evaluación y poder identificar en dónde están las oportunidades de mejora, enlistar todas las que son visibles, sin menospreciar ninguna.

7. Definir máximo cuatro puntos de mejora, porque para cada uno se requiere definir de forma precisa los objetivos que se persiguen y cuáles serán las acciones que se van ejecutar, esto es planear para lograr los objetivos que se hayan planteado, considerar la forma de medir el avance de cada actividad, para poder comparar con los resultados anteriores, revisar las actividades y corregir en caso de ser necesario de forma consistente y periódica para asegurar el éxito.

8. Esto representa un cambio en la forma de actuar de la empresa, porque las actividades no involucran a una sola área, sino a toda la empresa.

Como conclusión podemos decir que, el enfrentar la crisis no es únicamente ahorrar, recortar gastos, reducir los montos a invertir, sino que se requiere actuar en mejorar desde dentro de la empresa para salir con ideas nuevas a un mercado más pequeño y mucho más exigente, no tomar acciones, quedarse inmóvil, dejar de invertir en cosas que van a redituar, es hacer que sea más duro el golpe de la crisis y que se extienda cuando ésta termine, porque va a terminar.

Lo que no se puede medir, no se puede mejorar, encontremos internamente la forma de medir cada actividad y actuemos para lograr mejorar internamente y afrontar una crisis que seguramente aparecerá de nuevo.

Felíz Implantación

lunes, 13 de febrero de 2017

Sistemas Actuales

Por:

Adrián Domínguez Lander

Director General de LÏDERII


Existen en el mercado diferentes tipos de sistemas de cómputo, sistemas contables, sistemas administrativos, sistemas de gestión, sistemas integrales, voy a referirme a uno que se está creciendo en importancia, aunque en realidad tenga aproximadamente 20 años en el mercado, sistemas “ERP”. Un sistema ERP por sus siglas en inglés “Entrerprise Resources Planning” entendido como “Planeación de Recursos Empresariales”, es un sistema que integra la operación de una organización en un solo sistema, buscando mantener integridad en la información; a grandes rasgos, un ERP tiene módulos de Abastecimiento, Inventarios, Ingeniería, Producción, Ventas, Distribución, Cuentas por Cobrar, Cuentas por Pagar, Tesorería, Impuestos, Activo Fijo, Nómina y Contabilidad, entre otros módulos con diferentes nombres, o submódulos con mayor detalle, pero en realidad con las mismas funciones genéricas mencionadas anteriormente. Para gobierno, con características similares sumando un control presupuestal que interviene en varios de los módulos mencionados, se le conoce como GRP “Goverment Resources Planning” entendido como “Planeación de Recursos Gubernamentales”. 
Los expertos en sistemas de gestión han definido un nuevo tipo: EOS "Enterprise Operating System", es el futuro de los sistemas integrales ya que se adapta al fondo de las operaciones empresariales y tecnológicamente le integridad a la información haciendola mas segura.

Una gran fortaleza que tienen este tipo de sistemas, es que se supone generan la contabilidad de manera automática. Cuando el director general, avisa a la organización que ha decidido, junto con el equipo directivo, implantar un ERP ó próximamente un EOS, y nosotros como contadores, sabedores que efectivamente es lo mejor para la organización, pero que genera la contabilidad de manera automática, es como un balde de agua fría y genera un sentimiento doble, por un lado uno busca lo mejor para su organización, pero uno se pregunta ¿y ahora qué voy a hacer? ¿Me van a correr? ¿Qué pasa con mi equipo de trabajo que tanto tiempo y esfuerzo me ha costado crear? Y así sucesivamente una larga lista de cuestionamientos que pasan por nuestra mente.Antes que todo, debemos asegurarnos que efectivamente el sistema que la organización va a implantar realmente genere la contabilidad y que de verdad lo haga de manera automática, durante una presentación se debe verificar y si el sistema funciona correctamente, se pueden revisar las pólizas generadas automáticamente, esta prueba en un presentación en vivo no debe pasar de cinco minutos, si no es posible, no significa que el sistema sea malo, solo que el trabajo para el equipo de contabilidad va seguir siendo el mismo.

Si la prueba ha sido satisfactoria, ¿debe el equipo contable ponerse nervioso? La respuesta es no. Realmente se avecina un cambio, si en toda la organización se va a transformar, ésta transformación incluye por supuesto a los contadores, el primer gran dilema que se debe vencer, es que la contabilidad debe ser el resumen de la operación, no significa que es la operación, si alguien registra incorrectamente un movimiento, el efecto contable se verá equivocado, se termina el tiempo de que en todas las áreas cometían errores, pero antes del cierre de mes, en contabilidad quedaba corregido.

Esto significa, que las tareas de los contadores, van a evolucionar. Los contadores que trabajan en organizaciones que han implantado o están implantando un ERP ó un EOS, dejarán de ser los amos y señores del registro, la captura, los ajustes, las salidas tarde, trabajar fines de semana y días festivos, cierres contables, las pizzas, tortas, y otros alimentos que ayudan junto con tanto tiempo de estar sentados, a crecer la pancita.

Las nuevas tareas de los contadores, son ahora de vigilancia, el equipo de consultoría se encargará de vigilar que los procesos y controles definidos en la organización se cumplan, por supuesto el ERP ó el EOS formará parte de esto, pero al ser alimentado por humanos, que se cometan errores es altamente probable; el contador actual, debe ser capaz de entender la forma como está almacenada la información para poder obtener reportes en el momento que sea necesarios; también es importante que comprenda a detalle el flujo de información para que pueda detectar errores o fallas intencionadas en algún proceso, si el sistema lo permite, antes de que suceda inclusive. El contador actual cambia su participación en el registro de información, dejando la captura por el análisis, debe estar preocupado por interpretar la información y hacer propuestas a la dirección de mejoras o simplemente hacerle ver que existe un riesgo en algún momento.

El contador moderno que sabe trabajar con ERP’s ó con EOS, debe ser líder y definir el flujo de la información de todas las áreas, lo que le permitirá asegurar la calidad y confiabilidad; también deberá tener la habilidad para proponer mejoras y cambios en los procesos, que mejoren la productividad de la organización. Debe ser experto en la información, definir métricas que le permitan a la dirección evaluar la posición de la organización y tomar decisiones con verdaderamente información confiable y oportuna.

El contador que sabe trabajar en equipo y conoce los beneficios de un ERP o un EOS, tiene trabajo asegurado en una organización que en poco tiempo se transformará en una de alto desempeño. 

Feliz implantación

lunes, 23 de enero de 2017

Reformas Fiscales 2017

Por Adrián Domínguez Landero

Como sabemos, cada año tenemos reformas fiscales, algunas veces tenemos cambios en la forma de calcular los impuestos y en muchas otras ocasiones solo son informes adicionales que nos obligan a modificar la forma de operar y registrar, por lo que será necesario modificar nuestros procedimientos para que durante la ejecución de las actividades del día a día quede registrada la información solicitada.
De las modificaciones incluidas en la reforma fiscal para este año me gustaría enfocarme en este espacio a la modificación en la emisión del CFDI cambiando a la versión 3.3, destacando que se deben emitir comprobantes de ingresos por pagos recibidos; la obligación indica que al generar CFDI y no recibir el pago en ese momento, entonces en la fecha en que se reciba el pago aun cuando sea pago parcial, se deberá expedir un nuevo CFDI con un complemento especial que indique que fue comprobante de pago, éste deberá relacionarse con el CFDI original porque ya no podrá cancelarse. Definitivamente implica un trabajo administrativo nuevo, lo común es que se entrega el bien y/o servicio con una factura y ésta fue a crédito, cuando se reciba el pago es cuando debemos emitir el nuevo CFDI y se debe enviar al cliente. La acción que esto requiere es tener una persona que aplique los pagos recibidos a cada factura emitida en un sistema, para que éste lo pueda convertir en un CFDI de pago recibido y enviarlo por la misma vía que se envía la factura, esto por fin acabará con la tradicional batalla con clientes, porque al hacer el pago el cliente deberá enviar la lista de facturas que pagó para que le sea enviado el CFDI correspondiente a cada una, sino lo hiciera, esas facturas no serían deducibles y por lo tanto el IVA no sería acreditable; debemos cuidar también que la forma  y método de pago, coincidan con la factura emitida y timbrada previamente; se recomienda también, validar que  la cobranza registrada coincida con los depósitos bancarios por cobranza y si hay diferencia, tener la explicación a la mano.  Hay empresas que primero reciben el cobro, luego entregan el producto o servicio y emiten el CFDI correspondiente, éste se emitirá con el complemento de pago en un solo documento electrónico, no como el modelo explicado anteriormente, que son al menos dos CFDI cuando se paga en una sola exhibición, cuando se tienen pagos parciales, se emite el primer CFDI por el total de la operación y luego un CFDI por cada pago recibido.
Esto como vemos requiere de una implantación de nuevos procedimientos y la adaptación de un sistema que permita registrar y controlar la información mencionada, ya que si requerimos de emitir nuevos documentos digitales no hay más que hacerlo mediante un sistema.
Como vemos el SAT nos está obligando a ir tomado más actividades que requieren de uso de tecnología, hay que tener cuidado con cual de ellos vamos a trabajar para que la implantación sea sencilla y cumpla con los requisitos; si no hay presupuesto para invertir en el sistema y la consultoría, es buen momento para hacerlo ya que debemos iniciar el 1 de julio de 2017.


Feliz implantación.

martes, 22 de noviembre de 2016